Botox

La expresión facial es básica en la comunicación humana y gran parte de nuestros sensaciones y sentimientos quedan reflejada en ella. Esta gesticulación, involuntaria mayormente, provoca arrugas de expresión dinámica y a largo plazo arrugas de manera estática produciendo claros signos de envejecimiento en la frente, el entrecejo y la zona periocular que puede ser corregido mediante infiltraciones de toxina botulínica o botox.
El objetivo de este tratamiento es relajar los músculos de estas regiones para suavizar las arrugas de la frente, el entrecejo y la zona conocida como la pata de gallo y conseguir resultados naturales. manteniendo la expresión facial. Se realiza en consulta y es un procedimiento de 30 minutos aproximadamente de duración, las molestias son mínimas y los primeros resultados se pueden ver a los 3 a 5 días. El efecto de las infiltraciones es transitorio y depende de cada paciente pero el resultado persiste durante seis meses de media.

 

 
Para más información póngase en contacto con nosotros.

Estaremos encantados de atenderle.