¿Cómo conseguir la mejor cicatriz de abdominoplastia?

La cicatriz es uno de los miedos fundamentales que tienen los pacientes antes de someterse a una abdominoplastia. En Cirugía plástica y estética Dr Miguel Fernández Calderón explicamos cómo conseguir la mejor cicatriz de abdominoplastia.

Técnica para reconstruir el abdomen

La abdominoplastia asociada a la liposucción es la técnica por excelencia para mejorar el contorno abdominal después del embarazo y la pérdida de peso. Nos permite reconstruir un abdomen atlético y definido como ninguna otra.

La liposucción se realiza mediante cánulas y nos permite eliminar la grasa sobrante de espalda, flancos y abdomen. Las cicatrices de este procedimiento son mínimas. Pero para realizar la intervención de abdominoplastia necesitamos una cicatriz que nos permita eliminar la piel sobrante de la parte baja del abdomen, y otra para conformar el nuevo ombligo.

Esta cicatriz preocupa a algunas pacientes. Puede desanimarlas a la hora de conseguir el resultado que desean en el abdomen. En Cirugía plástica y estética Dr Miguel Fernández Calderón somos especialistas en abdominoplastia y sabemos cómo conseguir que esa cicatriz sea difícilmente visible y pase inadvertida.

En primer lugar hay que explicar cómo sería la mejor cicatriz de abdominoplastia.

¿Cuál es la mejor cicatriz de abdominoplastia?

La cicatriz de abdominoplastia es imprescindible para eliminar la piel sobrante en la parte baja del abdomen. Con esta técnica conseguimos grandes resultados en el remodelado abdomminal tras embarazos y pérdidas de peso.

La cicatriz ideal de abdominoplastia en Madrid debe cumplir una serie de cualidades:

  1. Posición de la cicatriz. Quizá sea el la característica más importante de la cicatriz. Va a limitar el tipo de bikinis y ropa interior que va utilizar nuestra paciente después de la intervención. La localización, de manera general, debe ser lo más baja posible en el pubis. Habitualmente a 6 centímetros del inicio de los genitales externos. Esta posición tan baja, además, va a permitir estilizar el pubis y dejarlo en la posición previa al embarazo.
  2. Longitud de la cicatriz. Esta debe ser lo más corta posible, su longitud no debería de superar las espinas iliacas. Esto no siempre es posible ya que en ocasiones el exceso de piel supera este límite. Cuando lo sobrepasa se debe ampliar la cicatriz para conseguir el remodelado abdominal ideal. Cuando el exceso de piel es estrictamente anterior se respeta este límite. De esta manera se puede utilizar ropa interior y los bikinis delgados en la regiones laterales sin que se vea la cicatriz.
  3. Forma y calidad de la cicatriz. Debe ser simétrica en lo posible, delgada y no pigmentada. La calidad va a depender de la genética del paciente y también de la técnica de la cirugía y la sutura. También va a estar relacionada con los tratamientos postoperatorios para cicatrices.


Ahora veamos qué podemos hacer para que la cicatriz de la abdominoplastia sea la mejor posible.

¿Cómo conseguir la mejor cicatriz de abdominoplastia?

El resultado de la cicatriz de esta intervención va a depender de varios factores:

  1. Anatomía de la paciente. Esta característica junto a la existencia de cicatrices previas y la elasticidad de la piel va a condicionar el resultado de la cicatriz. Nos hará variar la longitud y posición de esta.
  2. Marcaje de la cicatriz y técnica quirúrgica. El marcaje debe ser preciso y estará en relación a la anatomía de la paciente. La ejecución de la abdominoplastia asociando técnicas y detalles del procedimiento va a evitar una tensión excesiva en la herida. Esto es fundamental para que la calidad de la misma sea la mejor posible. Utilizar suturas especiales que mantienen la tensión en la cicatriz en planos profundos también es fundamental.
  3. Recomendaciones en el postoperatorio inmediato. Deambular con la cintura doblada y dormir con un par de almohadas ayudará a que la tensión en la cicatriz en las primeras semanas sea mínima. Al igual que el reposo postoperatorio.
  4. Recomendaciones en el postoperatorio tardío. Una vez finalizada la primera fase del proceso de cicatrización es fundamental aplicar hidratación en la cicatriz a través de diferentes aceites. En caso de que la cicatrización se hiciera hipertrófica pasaríamos a utilizar apósitos con base de silicona. Si, a pesar de ello, no mejora se realizarían infiltraciones con corticoides.

En ocasiones, a pesar de realizar todos los pasos a la perfección y mantener todas las precauciones, aparecen cicatrices inestéticas.

¿Cómo corregir cicatrices inestéticas en cirugías de abdominoplastia?

En primer lugar debemos distinguir dos tipos de cicatrices inestéticas.

  1. Cicatrices inestéticas de abdominoplastia por posición o longitud. Estas son debidas en ocasiones a un fallo en el posicionamiento de la herida o a una tensión excesiva. Aunque son cuestiones técnicas en la mayoría de ocasiones, a veces ocurren porque la selección del procedimiento es inadecuado. Por ejemplo, pacientes que son subsidiarios de miniabdominoplastia y se les realiza una abdominoplastia completa.
  2. Cicatrices inestéticas de abdominoplastia por mala calidad en la cicatrización.

Cuando existen alteraciones en la longitud o posición de la cicatriz son difíciles de corregir. El problema más frecuente es que la totalidad o parte de esta ha quedado alta en relación al pubis. Para su mejoría es necesario recurrir a la cirugía. Hay que esperar de 6 meses a un año después de la primera intervención para corregirlo.

En estos casos se realizan intervenciones asociadas de miniabdominoplastias con liposucción. Mejorando la posición y forma de la cicatriz suprapúbica.

Alteraciones en la calidad de la cicatriz

Si aparecen alteraciones en la calidad de la cicatriz (cicatrices ensanchadas, pigmentadas o hipertróficas), hay que distinguir pacientes que han tenido excesiva tensión en la cicatriz de aquellos que no la han tenido.

En caso de que la tensión fuera normal y el proceso de cicatrización sea anómalo por cuestiones intrínsecas a la calidad de cicatrización del paciente, hay que evitar nuevas intervenciones. La posibilidad de recaída de la cicatriz inestética es grande y el tratamiento debe ser conservador. Se deben optimizar las pautas posquirúrgicas con cremas cicatrizantes y bandas de silicona. Finalizado el proceso cicatricial se pueden utilizar tratamientos laser, de tatuaje o micropigmentación para esconder esta cicatriz.

Si la tensión en la cicatriz fuera excesiva se procederá a una revisión pasados 6 meses de la intervención. Es el caso más sencillo de corregir. Habitualmente mediante un retoque con anestesia local y una nueva sutura sin tensión se consiguen buenos resultados.

En Cirugía plástica y estética Dr Miguel Fernández Calderón somos especialistas en cirugía del contorno corporal. Tenemos claro cómo conseguir la mejor cicatriz de abdominoplastia. Si te interesa saber más sobre este procedimiento pide cita en nuestros consultorios.