Cuidado de las cicatrices de aumento de pecho

La habilidad del cirujano, edad del paciente y la capacidad de su organismo para regenerar los tejidos son factores que influyen en la evolución de incisiones en la piel. Este es un tema sensible para las mujeres que desean someterse a una operación de senos. Además de ser uno de los que más se habla en consultorio antes de la intervención. Como expertos en cirugía estética en Albacete explicamos el cuidado de las cicatrices de aumento de pecho.

Vías de abordaje y tipos de cicatrices que dejan

Las vías de abordaje en la operación de aumento mamario corresponden al área por la que se realizará la intervención y se introducirá el implante. Se puede hacer por el surco submamario, a través de una incisión areolar o por la axila. Distintos factores en cada paciente ayudan a determinar cuál es el mejor método a utilizar. En la clínica de cirugía plástica y estética Dr Miguel Fernández Calderón recomendamos hacerlo por el surco submamario.

Es inevitable que se produzca una cicatriz luego del aumento de senos con implantes. Su ubicación dependerá de la vía de abordaje. Sin embargo, con el paso del tiempo la incisión puede llegar a ser imperceptible.

Los tipos de abordajes en el aumento mamario con implantes y las cicatrices que dejan son los siguientes:tipos de operaciones de pechos

  • Vía surco submamario. Se introducen los implantes a través de una incisión que se hace en el futuro pliegue que quedará entre el tórax y la mama. De manera que la cicatriz queda oculta en el surco. Este tipo de abordaje tiene una tasa de complicaciones más baja en relación a la contractura capsular.
  • Vía axilar. En este caso la cicatriz queda oculta en el pliegue de la axila. A través de este corte se introducen implantes redondos o anatómicos y se pueden colocar por encima de la glandular o debajo del músculo. Es un gran abordaje en ocasiones. Está especialmente indicado en pacientes con mínimo tejido mamario y areola pequeña con tórax simétrico. Sin embargo, no nos permite corregir asimetrías previas y tampoco realizar intervenciones secundarias en un futuro.
  • Vía areolar. La cicatriz areolar es poco visible en pacientes con areolas dilatadas tras los embarazos. Está especialmente indicada cuando hay que remodelar la glándula mamaria, como en las mamas tuberosas. Está contraindicada en pacientes que tienden a formar queloides ya que la cicatriz sería visible en medio de la mama.

¿Cómo es el proceso de cicatrización?

El aumento de mamas está entre las cirugías más comunes en las mujeres. Y unas de las preguntas que más hacen las pacientes tienen que ver con la cicatrización. Buscan mejorar su aspecto con esta operación y lo último que quieren es que una incisión muy visible arruine los resultados.

Para que haya una buena cicatrización hay que cuidar la piel desde el momento en el que se hace la incisión. Luego viene la sutura, se aplican las intradérmicas porque no hay que retirar puntos y permite que la cicatriz sea más fina. Por último está la fase del postoperatorio, la paciente debe cumplir con las indicaciones del cirujano y tener los cuidados necesarios.

Tenemos entonces que las habilidades del especialista y los cuidados de las cicatrices de aumento de pecho son esenciales para que haya una buena cicatrización. Pero también depende de cada organismo. No todas las personas tienen la misma reacción ante un corte en la piel. Y el proceso de regeneración puede ser más o menos efectivo.

Las cicatrices después de una operación pasan por distintas fases. La primera es la hemostasia, que corresponde al proceso de coagulación al momento de hacer la incisión. La segunda es la inflamatoria que suele estar acompañada de dolor y picor, puede durar cuatro días. Después comienza la recuperación de los tejidos durante la etapa fibroblástica. Y por último, la maduración de la cicatriz.

Todo este proceso se ve afectado por otros factores, entre los que podemos mencionar:

  • Edad de la paciente.
  • Consumo de alcohol y tabaco.
  • Cicatrices previas.
  • Enfermedades que tenga y medicamentos que consuma la paciente.

Cuidado de las cicatrices de aumento de pecho

postoperatorios cirugia de senos
La cicatriz de operación de busto tiene alrededor de cuatro centímetros. Este tamaño facilita la inserción del implante sin riesgo a dañarlo. Debido al tamaño y la posición son fáciles de disimular y con el tiempo pueden desaparecer casi por completo.

Los resultados definitivos de la cicatrización se observan entre los 18 meses y dos años después de la intervención. Al principio pueden lucir ásperas, con costras, para luego ponerse rojas o violáceas, hasta que llegan al final del proceso.

Para conseguir resultados satisfactorios es importante cumplir con el postoperatorio del aumento de mamas al pie de la letra. Comenzando con los primeros cuidados que dará el propio cirujano los días posteriores a la operación.

La paciente debe acudir a las consultas de revisión para hacer las primeras curas y el seguimiento. El área de la cicatriz debe mantenerse protegida para que los factores externos no la alteren y, además, para que se mantenga libre de infecciones. Si esto último llega a ocurrir alterará el resultado.

Tras someterte a un aumento de pecho en Madrid debes colocar parches o apósitos de silicona. Su función es proteger la zona y hacer presión para ayudar al proceso de cicatrización. Además protegerá la incisión del sol.

Ten paciencia durante la recuperación

Para tener una buena recuperación y una cicatrización correcta debes tener mucha paciencia. Al principio habrá molestias, picazón y enrojecimiento. Sin embargo, este es parte del proceso de maduración. Tener la información completa sobre qué puedes esperar después de la operación es básico, habla con tu médico al respecto.

Cumplir con el reposo es fundamental. Así que debes estar preparada para disminuir el ritmo de tus actividades. Esto incluye evitar levantar cualquier tipo de peso y no forzar la extensión de los brazos. Durante los días del postoperatorio pídele a alguien que te ayude en casa.

Recuerda que el cuerpo comenzará a trabajar en la recuperación de la piel desde el mismo momento de la incisión. Por lo tanto, asegúrate de ofrecerle las condiciones adecuadas para que lo consiga sin problemas.

Alimentación y hábitos saludables

Durante el proceso de cicatrización es importante que la paciente lleve una alimentación balanceada. Consumir los nutrientes necesarios favorecerá el postoperatorio. Se recomienda el consumo de comidas que contengan vitaminas de los grupos B, C y K ya que contribuirán a que la piel se recupere mejor.

Pero los hábitos saludables no dependen solo de la alimentación. Como mencionamos antes el alcohol y el tabaco afectan el proceso debido a que afectan la microcirculación sanguínea.

El humo de los cigarrillos y de cualquier producto que contenga tabaco disminuye la oxigenación de los tejidos. Esto se debe a que obstruye los vasos sanguíneos. Y, además, puede provocar infecciones, afectando así los resultados de la intervención.

Ejercicios e hidratación

En el caso de los ejercicios, la paciente deberá limitar los esfuerzos físicos. No puede hacer trabajos pesados sino luego de unos meses, cuando el cirujano lo indique. Pero después de unas semanas puede salir a caminar para mantenerse activa.

Los ejercicios bruscos pueden generar problemas durante la cicatrización, además de la rotación de los implantes, lo que es más riesgoso en caso de que se hayan colocado unos anatómicos.

El tiempo de recuperación de cada paciente es distinto, por eso es importante escuchar las recomendaciones del cirujano antes de regresar a su rutina deportiva.

Mantener hábitos saludables ayudará a que el proceso de cicatrización sea óptimo. Hay que tener en cuenta que esta es una de las posibles complicaciones en cirugías de pecho.

Tampoco hay que olvidar que los senos están pasando por una etapa de cambios. Aparte de la cicatriz, la piel se ha estirado debido a los implantes, lo que puede provocar la aparición de estrías en el pecho.

De igual manera hay otros factores que pueden afectar la piel, provocando sequedad, tales como el uso continuo del sujetador y el vendaje. Esto puede provocar irritación.

Para evitar tanto la irritación como la aparición de estrías es conveniente hidratar la piel con regularidad. Para ello puedes utilizar cremas, aceite de rosa mosqueta, áloe vera, entre otros. Antes de recurrir a estas medidas consulta con el médico para asegurarte que haya pasado el tiempo suficiente desde la operación.

Asimismo, hay que aplicar crema con protección solar alta al menos durante un año después de la operación.

Problemas con las cicatrices

Después de cualquier cirugía hay cierto riesgo de que se presente algún problema de cicatrización. Por ello, el cuidado de las cicatrices de aumento de pecho es fundamental, aunque a veces pueden aparecer a pesar de que cumplas con todas las recomendaciones. Esto dependerá de cada caso en particular, la calidad y la capacidad de recuperación de la piel no es igual en todas las pacientes.

Es importante mantenerse atento a cualquier alteración inusual en la cicatriz y sus alrededores. Si algo ocurre, comunícate con el cirujano.

Uno de los problemas que pueden ocurrir es que la cicatriz se torne muy gruesa y elevada, además de un color rojo intenso. Esto es señal de una hipertrofia, aunque no es muy común ya que afecta alrededor del 5 % de los pacientes.

Es posible corregir la cicatrización hipertrófica con esteroides o cirugías adicionales.

Otro inconveniente que se puede presentar durante las primeras semanas de la operación es la dehiscencia de la herida. Esto ocurre cuando los bordes se separan y se genera una herida abierta. Para cerrarla se utiliza una sutura cutánea adhesiva y, en algunos casos, con cirugía.

Sabemos que el cuidado de las cicatrices de aumento de pecho genera muchas dudas en las pacientes. Si quieres saber más al respecto pide cita en nuestro consultorio y responderemos todas tus preguntas.
Cuidado de las cicatrices de aumento de pecho #infografia
Fuente infografía