Elevación mamaria

El pecho con el paso del tiempo, cambios de peso, embarazo y lactancia pierde la firmeza juvenil y suele descender asociando una caída tanto de la glándula como de la areola y el pezón.

La elevación mamaria es el procedimiento mamario más demandado tras el aumento de pecho con el objetivo de devolver al pecho su forma, posición y textura juvenil.

Se desaconseja la intervención a pacientes que tengan pensado quedarse embarazadas o dar lactancia a corto y medio plazo ya que son periodos de cambio que van a alterar la forma del pecho.

La mastopexia o elevación mamaria se suele llevar a cabo con anestesia general y su duración es de 2 a 3 horas habitualmente. Se realiza mediante la remodelación del tejido glandular y la eliminación de la piel sobrante mediante unas cicatrices que dependerán de cada caso, pero que suelen incluir una alrededor de la areola y otra vertical hasta el surco.

Frecuentemente la mama caída o ptósica suele asociar un componente de disminución de volumen por lo que es frecuente asociar en la intervención un implante mamario de gel cohesivo de silicona o un lipofilling para aumentar el volumen pérdido y la proyección del pecho.

Habitualmente la elevación mamaria conlleva un día de ingreso y 5 días de molestias moderadas en la zona intervenida. Se aconseja 5 días de reposo relativo y llevar sujetador sin aro durante un mes en el que se restringe la actividad deportiva. Las cicatrices se consideran estables al año de la intervención.

 

 
Para más información póngase en contacto con nosotros.

Estaremos encantados de atenderle.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor informaciónplugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies