¿Qué es el lipedema y cómo se trata?

¿Te preguntas qué es el lipedema y cómo se trata? Desde la Clínica del Dr. Miguel Fernández Calderón explicamos los detalles de esta enfermedad que afecta, principalmente, a las mujeres. Hablaremos de su origen, síntomas y las formas combatirla.

¿Qué es el lipedema?

El lipedema es una enfermedad que consiste en la acumulación de células grasas en los miembros inferiores. La proliferación e inflamación de estas células es exagerada, lo que provoca la desproporción notable entre el área afectada con respecto al resto del cuerpo.

Esta patología afecta, sobre todo, las caderas, muslos y glúteos. Sin embargo, se puede extender a la zona entre la rodilla y los tobillos. No afecta los pies, cuando esto ocurre se trata de un lipo-linfedema.

También hay casos en los que el lipedema puede presentarse en los brazos, pero es poco común.

Cuando aparece el lipedema afecta a ambos miembros, pero es normal que uno se vea con mayor volumen que el otro.

Suele confundirse con la celulitis, pero hay que tener claro que no es lo mismo. Aunque la “piel de naranja” aparece cuando hay lipedema, se puede diferenciar porque la zona es más dura al tacto. Además del aumento de volumen que se produce.

Esta confusión provoca un mal diagnóstico que lleva a la persona a tratar de eliminarlo con dieta y ejercicios. El problema es que esta acumulación de grasa no responde a ninguno de los dos; por el contrario, los ejercicios pueden provocar dolor en vez de ayudar.

Las mujeres son las más afectadas por el lipedema, mientras que apenas el 2 % de la población masculina mundial lo sufre.

Síntomas del lipedema

Es normal que te preguntas cómo saber si tengo lipedema. Una señal puede ser que tengas las piernas muy anchas aún cuando el resto del cuerpo es delgado. No obstante, estos no son los únicos síntomas, hay otras señales que te pueden alertar al respecto.

  • El tejido se vuelve duro al tacto y bastante sensible.
  • Al tocar o pellizcar la zona se puede producir dolor fuerte.
  • El volumen en la zona aumenta de forma desproporcionada respecto al resto del cuerpo.
  • Sensación de pesadez en las piernas.
  • Aparición de arañas vasculares.
  • Formación de hematomas sin causa aparente.
  • En estados avanzados aparece la copa de Cuff en la zona del tobillo.
Que Es Lipedema

¿Cuáles son las causas del lipedema?

Se desconoce el origen de la enfermedad, pero se le relaciona con trastornos hormonales. Es decir, se puede desarrollar en esos momentos donde hay cambios hormonales significativos; por ejemplo, durante la pubertad, el embarazo o la menopausia, así como con el consumo de píldoras anticonceptivas.

Otras razones pueden ser el hipotiroidismo u ovarios poliquísticos.

Asimismo, se le relaciona con el aumento de peso, esto es más notable cuando la enfermedad está en sus estados más avanzados.

Por último, hay estudios que lo relacionan con la herencia genética. Incluso, puede transmitirse a través del padre a las hijas hembras.

¿Cómo se trata el lipedema?

Como dijimos antes, esta enfermedad es resistente a las dietas y al ejercicio. Algo que puede resultar frustrante para los pacientes que lo sufren. Sin embargo, tener un diagnóstico acertado permitirá elegir el mejor tratamiento.

El problema es que es una enfermedad aún desconocida, incluso dentro del ámbito médico. Entonces suele confundirse con obesidad o con linfedema, resultando en un tratamiento inadecuado.

El tratamiento para lipedema consiste en eliminar las células grasas acumuladas en la zona afectada. Esto se hace a través de la liposucción WAL o liposucción asistida por agua.

Gracias a este tratamiento se extraen las células que están provocando el problema. Aunado a esto, tiene la ventaja de que no se vuelven a reproducir, por lo que será más difícil volver a acumular grasa en la zona.

Otro tratamiento que se recomienda es la lipomesoplastia, que es una técnica de pérdida de peso localizado. Consiste en aplicar medicación Antihomotóxica en el área afectada. Los medicamentos ayudan a activar el metabolismo y mejorar la circulación.

Para mayor efectividad, habría que combinar la lipomesoplastia con una dieta antiinflamatoria.

A pesar de esta posibilidad, la liposucción sigue siendo el tratamiento más aconsejable. Y se realiza con la técnica WAL ya que es la que tiene menos posibilidades de dañar los conductos linfáticos.

La liposucción, además, se combina con otros tratamientos que ayudan a mantener los resultados. Por ejemplo, radiofrecuencia indiba, medias de comprensión y drenaje linfático manual.

Mantener una dieta saludable y una rutina de ejercicios después del tratamiento también ayuda a aumentar su efectividad.

Si te vas a someter a este procedimiento, debes saber qué hacer durante la recuperación de una liposucción.

Otros tratamientos

Aparte de los anteriores, hay otras sugerencias de tratamientos que ayudan a mejorar los síntomas del lipedema, también conocida como enfermedad de “pierna de elefante”.

Uno de estos es la radiofrecuencia, que consiste en aplicar ondas electromagnéticas en la piel. Con esta técnica se busca reducir la flacidez y la apariencia de “piel de naranja”.

Otro tratamiento mediante el cual se elimina la grasa localizada es mediante la combinación de hidrolipoclasia y lipólisis.

Por otra parte, para aliviar los síntomas se recomiendan los deportes acuáticos. Estas actividades, a diferencia de otros deportes, no provocan molestias a quienes sufren de lipedema. Por el contrario, es capaz de aliviar el dolor y la pesadez en las extremidades.

¿Qué esperar después del tratamiento?

La solución más óptima para el lipedema es la liposucción WAL, aunque el cirujano puede determinar si conviene combinarlo con algún tratamiento no quirúrgico.

Después de aplicar el tratamiento, mejorará la apariencia de la paciente, consiguiendo una figura más proporcionada. Pero también mejorará su calidad de vida.

Por una parte, los dolores que produce el lipedema desaparecerán, o disminuirán en gran medida. Y, por otra, mejora la circulación sanguínea lo que tiene un efecto positivo sobre la sensación de pesadez.

Tras la cirugía, la paciente se sentirá más cómoda practicando otros deportes, más allá de la natación. Esto se debe a que ya no se producirán los dolores y molestias que antes sentía debido al lipedema.

Por último, las células grasas que se acumulan en las articulaciones limitan los movimientos. De manera que al eliminarlos también tendrá mayor movilidad.

Diagnóstico

Aparte de saber qué es y cómo se trata el lipedema, también es importante conocer de qué forma se hace el diagnóstico. Como paciente puedes notar algunos de los síntomas que mencionamos antes, pero será el cirujano quien evaluará el caso para saber si se trata de este problema.

Para ello, realizará una evaluación física del paciente en la que tendrá en cuenta no solo el aspecto de las piernas, sino la respuesta al tacto y la presión.

Asimismo, se fijará en la elasticidad de la piel, que suele disminuir en pacientes con lipedema. El examen físico lo puede acompañar con una ecografía.

El especialista no solo confirmará que se trata de lipedema, sino que determinará en qué grado se encuentra.

De acuerdo a la afectación, el lipedema se clasifica en tres grados:

  • El grado I es la fase inicial, se puede observar el volumen en la zona y al tacto se sienten los nódulos de grasa.
  • En el grado II los nódulos son aún más notables, lo que hace que la piel se vuelva más dura e irregular. El dolor en la zona comienza a ser más frecuente, aún estando en reposo.
  • La etapa más avanzada es el grado III. En esta fase los síntomas son más evidentes y se han extendido a toda la pierna. Y el dolor es aún más significativo que en los casos anteriores.

La enfermedad puede evolucionar desde sus grados más bajos y aumentar cuando hay un cambio hormonal. Aparte de los síntomas, si no hay respuesta al ejercicio ni a las dietas al tratar de adelgazar los miembros inferiores, es probable que se trate de lipedema.

Diferencias entre lipedema y linfedema

Hasta hace unos años el lipedema era poco conocido, lo que llevaba a confundirlo con frecuencia con otros problemas como obesidad o linfedema. Aún hoy es posible que esto ocurra.

La obesidad no está relacionada con el lipedema, aunque puede influir en las etapas más avanzadas. Sin embargo, una mujer delgada puede sufrir esta enfermedad y, por ende, sus extremidades serán desproporcionadas respecto al resto del cuerpo.

En cuanto al linfedema, es una enfermedad diferente, aunque comparten algunas características.

Mientras que el lipedema se produce por acumulación y aumento de volumen de las células grasas, el linfedema se origina por un trastorno en los ganglios linfáticos. Puede ser congénito o producirse a causa de ciertos tratamientos como radioterapias.

El linfedema, además, también aparece en brazos y piernas, pero es posible que aparezca solo en una zona. A diferencia del lipedema que es simétrico, es decir, se presenta en ambos miembros.

Otra diferencia entre ambos es que el linfedema puede darse en hombres y mujeres de cualquier edad. Incluso, aunque sean muy jóvenes. El lipedema, por su parte, ya hemos dicho que es mucho más frecuente en mujeres y comienza a percibirse después de la pubertad.

Ahora sabes qué es y cómo se trata el lipedema, si tienes más dudas sobre esta enfermedad, no dudes en contactarnos.

Pide hoy tu primera cita y esta, será gratuita.

Consigue tu primera cita gratuita. Donde te haremos un tratamiento a medida de tus necesidades, con la finalidad de esculpir un cuerpo naturalmente perfecto.

Descubre otros de mis artículos blog

¿Cuál es el precio de una abdominoplastia en Madrid?

Cuidados postoperatorios del lifting facial

Tipos de Lipoescultura y Liposucción

¿Qué es el lipedema y cómo se trata?

Cómo es el postoperatorio de la lipo HD

Preguntas frecuentes sobre la lipo HD

Abrir chat
¡Pregúntanos lo que quieras!