Otoplastia: una cirugía para niños y adultos

31/10/2017
otoplastia-cirugia-niños-adultos
Otoplastia: una cirugía para niños y adultos
Valora este post

Las orejas grandes son un problema para muchas personas. Para ello, existe la otoplastia: una cirugía para niños y adultos con la que puedes resolver esta imperfección física. En https://miguelfernandezcalderon.com/ te daremos todos los detalles que necesitas saber, para decidir hacerte o hacerle a tu hijo/a esta operación estética.

¿Por qué se realiza la otoplastia en niños?

Durante la infancia es común ver algunos imperfectos físicos, que con el desarrollo se irán dejando de percibir. O, por el contrario, se notarán más. Una de esas características llamativas son las orejas grandes u orejas en asa. Estas últimas son denominadas así por estar muy separadas de la cabeza.

Los pequeños suelen ser muy crueles con sus contemporáneos. Las orejas prominentes son un motivo de burla por parte de otros niños, surgen los sobrenombres y el bullying (acoso). Esto acarrea un impacto psicológico negativo en el menor. Que pudiera aislarse, retraerse y reaccionar con agresividad.

Por esta razón se admite este tipo de cirugía plástica en los niños. Sin embargo, no se recomienda que se realice antes de los 7 años de edad, ya que el cartílago de sus orejas no está completamente desarrollado.

otoplastia-niños-cirugia-plastica

Otoplastia: una cirugía para niños y adultos

De acuerdo con la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica y Estética la otoplastia “mejora el aspecto de los pabellones auriculares” al reubicar o reducir las orejas grandes.

¿Cómo se realiza esta operación?

La otoplastia es más demandada cuando las orejas están muy despegadas de la cabeza. Esta forma del oído externo se le llama oreja prominente, separada, en asa o de soplillo. El procedimiento comienza una incisión en la parte de atrás de la oreja para descubrir el cartílago y modificarlo. Así le podrá dar una apariencia discreta al pabellón auricular poniendo en práctica una de las técnicas tradicionales de cirugía: Pitanguy, Converse o Stenström.

Pero, en la actualidad se puede llevar a cabo esta cirugía sin hacer cortes. Esa otra manera de proceder es realizando unas mínimas suturas debajo de la piel en la parte de atrás de la oreja. Estas permanecerán allí por siempre, porque le darán la nueva forma a la oreja, a su vez que las mantiene con un aspecto más refinado. Para esta operación se emplea la técnica de Merck o la de Fritsch.

De cualquier manera que se proceda a modificar esta parte del oído, es una operación relativamente sencilla. Que no sobrepasa las dos horas de duración.

Según el paciente, será la cirugía

Según la edad del paciente y la prominencia de la oreja será la sedación y el corte. Es decir, si es un niño se aplica anestesia general. Pero si se trata de un adulto, lo normal es colocar anestesia local más un sedante para que lo mantenga relajado durante la cirugía.

Si el paciente, cualquiera que sea su edad, tiene una leve prominencia simplemente se procede a plegar el cartílago y se sutura la piel. En cambio, si el pabellón de la oreja está muy despegado lo que se hace es adherir el cartílago directamente al cráneo y se corta la piel que sobra.

Al finalizar la cirugía inmediatamente se puede apreciar como las orejas quedan más cerca de la cabeza.

otoplastia-cirugía-estetica

Técnicas para realizar la otoplastia

En párrafos anteriores mencionamos varias técnicas para realizar una otoplastia. Algunas son similares a otras, pero  se diferencian en tres grupos:

Método sin incisión (percutáneo)

El método percutáneo llamado “método/técnica del hilo” también es conocido como otoplastia sin cortes. Se le llama así porque solo se perforará la piel en puntos específicos sin hacer incisiones en forma de línea. A través de estas incisiones el cirujano pasará unas suturas hasta el cartílago, lo plegará y acercará al cráneo del paciente.

La ventaja del método sin incisión es que la operación dura menos tiempo que el estimado (1 a 2 horas). Y, el postoperatorio no es tan incómodo. La desventaja de esta técnica es que se corre el riesgo de que las orejas vuelvan a tomar su posición natural con el tiempo.

Método con incisiones

Esta es una técnica en la que se realizan cortes lineales en la piel y el cartílago es manipulado de forma conservadora. Es decir, el cirujano cortará detrás de la oreja, se descubre el cartílago, se corta, se junta a la cabeza, se hacen unos puntos de sutura y se amputa la piel que sobró. Otra forma de llevar a cabo la operación con esta técnica es juntando el pabellón auricular al cráneo con suturas.

Es la manera más común de operar las orejas de asa. Además de ser la forma más adecuada para casi todos los pacientes sin importar la edad.

Método con incisión en la piel y el cartílago

Este es un procedimiento un poco más invasivo, ya que el cartílago es manipulado con más afectación. Este método es el adecuado para quienes tienen unas orejas muy prominentes con el pabellón bastante separado de la cabeza. También es el que más se recomienda en quienes tienen el cartílago rígido.

La desventaja de este método es que el postoperatorio es muy incómodo. Y, puede dejar ligeras irregularidades en la zona que fue cortada.

¿Cómo prepararse para la cirugía?

La Otoplastia, al igual que la cirugía mamaria amerita que un mes antes de la fecha de la cirugía debes cumplir con los siguientes parámetros:

  • Hacerte exámenes de laboratorio: tales como hematología, hemograma, serología HIV, hepatograma, creatinina, coagulograma y glucemia. Además del chequeo cardiológico (Riesgo quirúrgico y ECG).
  • Crear nuevos hábitos: es decir, tendrás que eliminar el consumo de tabaco, ya que los fumadores activos tienen mayor sensibilidad cutánea. Y esto incrementa las molestias luego de la operación, así como el retraso en la cicatrización. Si tomas aspirina o ácido acetilsalicílico deberás suspenderlo, al igual que la vitamina E.
  • Tomar precauciones: es recomendable colocarse la vacuna antitetánica. Y, en el caso de los pacientes con problemas de coagulación deberá tener una consulta anticipada con su hematólogo para que le sea modificado el tratamiento de ser necesario.

Postoperatorio de la Otoplastia

La otoplastia es una cirugía estética bastante sencilla y con poco o nada de dolor. Aun así el paciente debe tener reposo según lo indique su médico.

  • Por lo general se indica que debe tener reposo absoluto durante los primeros dos días luego de la operación.
  • Luego de ese tiempo el paciente podrá lavarse la cabeza colocándola hacia atrás (con la ayuda de alguien).
  • El paciente tendrá puesto un vendaje las primeras ocho horas postoperatorias. Mientras que durante la primera semana se colocará una vincha elástica.
  • Al cabo del 5to. o 7mo. día se quitan los puntos.
  • Pasada la primera semana la persona podrá reincorporarse a sus actividades diarias (trabajo o escuela).
  • En el transcurso del primer mes no podrá realizar movimientos bruscos ni practicar deportes de alta intensidad.

postoperatorio-otoplastia

Otras consideraciones del postoperatorio

A pesar de que la Otoplastia es una intervención quirúrgica rápida y sin complejidad, es necesario mantener un cuidado esmerado luego de esta. Por lo que, es de suma importancia que el paciente use la vincha elástica, ya que esta contribuirá con la fijación de la nueva postura de los pabellones auriculares. A su vez que evitará que se ensucien las orejas y se cicatrice mejor la incisión.

De igual manera es importante que se evite estar en sitios calurosos. Por eso es que muchos recomiendan que se haga el procedimiento en otoño o invierno.

Aunque es una operación “indolora”, es normal que se tengan incomodidades. Es por eso que, al menos, por la primera semana se receten analgésicos, antibióticos y antiinflamatorios.

Se debe evitar dormir sobre las orejas, rosarlas con la almohada, colocarse aretes o hacerse presión en ellas.

¿Y si te operas en otra ciudad?

Si te operas en una ciudad donde no resides, deberás permanecer en ella durante 13 días. Ya que al cabo de la primera semana se retiran los puntos. Así también podrás consultar directamente a tu cirujano en caso de alguna incomodidad excesiva o de presentar hematomas e inflamaciones.

Resultados inmediatos

Desde el primer momento en que se realiza el corte del cartílago el paciente notará la mejora en la apariencia de sus orejas. Y por lo general, el resultado es altamente satisfactorio para quienes se someten a esta modificación, trayendo consigo beneficios psicológicos. Sin embargo, la apariencia definitiva de las orejas se obtendrá pasados los primeros cuatro o seis meses inmediatos a la operación.

Tal vez te estarás preguntando por las cicatrices y la forma que tendrán tus orejas ¿será mejor operarse o lidiar con su tamaño de por vida? Si eliges la primera opción, hacerte una cirugía plástica, ten en cuenta que al separar el cartílago y volverlo a pegar te dejará una cicatriz. Pero tranquilo, es mínima, y se apreciará poco ya que estará en la parte trasera inferior del pabellón de la oreja.

También ten presente que lo que se logra con la cirugía plástica es la mejora de algún atributo físico, mas no la perfección. Pues, si es así estaríamos frente a un caso de trastorno dismórfico corporal. Por lo cual, no pretendas que tus orejas queden perfectas en tamaño, forma y sean idénticas. De paso que, si así fuera, se vería muy antinatural tu apariencia porque cada lado del cuerpo humano es ligeramente diferente al otro.

¿Quieres hacerte una mejora física? Puedes pedir una cita con nuestro especialista en cirugía estética.

infografia-otoplastia
Fuente Infografía

Posted in Noticias by Redacción Dr. Miguel Fernández Calderón | Tags:

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies