Tipos de cirugía de la mano, su diagnóstico y tratamiento – Parte II

01/03/2018
tipos-cirugia-mano-diagnostico-tratamiento
Tipos de cirugía de la mano, su diagnóstico y tratamiento – Parte II
Valora este post

Tocar, sostener y apretar son funciones básicas de la mano. De estar padeciendo alguna condición que esté impidiendo que esta parte del cuerpo sea útil, en nuestra clínica de cirugía estética en Albacete te invitamos a identificarla en este post. Conoce los tipos de cirugía de la mano, su diagnóstico y tratamiento.

Tipos de cirugía de la mano, su diagnóstico y tratamiento

En el post anterior sobre tipos de cirugía de la mano te explicamos cómo afecta en la vida diaria la deficiencia de la mano. Hablamos sobre patologías que afectan al túnel carpiano y al canal cubital; así como la condición del dedo en resorte.

En cualquiera de esos casos y en los que te expondremos a continuación siempre hay un tratamiento preventivo, fisioterapéutico y quirúrgico. Pero cada uno dependerá del grado de complicación de la deformación.

Si sientes dolor o la movilidad de tus dedos o manos ya no es igual, acude a consulta médica cuanto antes. El diagnóstico a tiempo pudiera librarte de un trastorno más severo.

Enfermedad de Dupuytren

Se conoce como la enfermedad de Dupuytren a la flexión rígida, progresiva e involuntaria de uno o varios dedos de la mano. Se debe a la acumulación de tejido fibrótico en la base del dedo afectado, hacia la palma de la mano. Lo cual ocasiona que los tendones que permiten la flexibilidad se retraigan. Es por esto que los dedos afectados quedan doblados.

Identificada como una enfermedad, su nombre se debe al médico Guillaume Dupuytren que investigó la fisiología de la mano afectada, el avance de la condición y su posible tratamiento. La enfermedad de Dupuytren es el endurecimiento contráctil del músculo palmar.

Su aparición provoca discapacidad en la persona que la padece, debido a la pérdida parcial o total de las funciones de la mano.

El dedo anular es el más propenso a sufrir esta contractura. Sin embargo, todos los demás también son vulnerables, unos más que otros. El segundo dedo más afectado es el meñique, le siguen el dedo medio y el índice. Y muy raramente afecta al pulgar.
Enfermedad-de-Dupuytren-

Posibles causa de la enfermedad de Dupuytren

A la contractura de Dupuytren no se le ha encontrado un origen específico. Se
desconoce qué es lo que provoca esta patología. Sin embargo, se ha determinado que el riesgo de padecerla aumenta cuando:

  • Se tiene un historial familiar con la condición.
  • Se han pasado los 40 (hombres) o 60 (mujeres) años de edad.
  • La persona padece de diabetes o algún tipo de epilepsia.
  • Ya ha tenido algún traumatismo en la mano.
  • La persona consume alcohol en exceso.

Aunque esto puede provocar la enfermedad, no siempre es así. Es tan impredecible su aparición que a pesar de ser común en hombres mayores de 40 años y mujeres con más de 60, se han presentado casos de niños que también padecen esta contractura.

Diagnóstico de la enfermedad de Dupuytren

La enfermedad se diagnostica a partir del tacto del dedo afectado. El especialista detectará uno o todos estos elementos, dependiendo del grado de la contracción.

  • El nódulo palmar, considerado el primer grado de la patología.
  • La banda fibrosa o retracción dígito palmar leve, estimada como segundo grado.
  • El hoyuelo o flexión dígito palmar grave, conocida como tercer grado.
  • Atrofia de la piel del área afectada o rigidez articular, llamada también cuarto grado.

Tratamiento de la contractura de Dupuytren

Si vas a tiempo al médico es posible que se te indiquen ciertas acciones para aliviar la tensión muscular de la mano afectada. Tales como compresas de agua tibia y algo de fisioterapia. Sin embargo, también pudiera realizarse:

  • Punción: que es el rompimiento con una aguja del tejido engrosado. No amerita de incisión, ni hospitalización y el postoperatorio es rápido.
  • Inyección: se trata de la colocación de enzimas directamente en el tejido, de manera que este se ablande y pueda ser manipulado luego.
  • Cirugía: sin dudas es el método más radical y efectivo. Su resultado es duradero y el alivio de la mano es casi inmediata. Solo que el postoperatorio sí amerita de mucha fisioterapia.

Solo se recurre al procedimiento quirúrgico cuando la enfermedad es muy severa. El procedimiento se hace abriendo la piel del área para hacer un corte en el tejido engrosado, separarlo y quitarlo. Luego de esto se sutura y el paciente deberá esperar la cicatrización para empezar con los ejercicios fisioterapéuticos. Estos le ayudarán a desaparecer el edema y a devolverle la movilidad a la mano.

Artrosis del pulgar o rizartrosis

Otra cirugía de la mano es la que se aplica para corregir la rizartrosis. Esta patología no es más que una artrosis localizada en el pulgar de la mano. Se trata de una degeneración de la “articulación trapeciometacarpiana, que es la parte que une a la muñeca con el dedo pulgar”.

O, lo que es igual, la rizartrosis es el desgaste del cartílago que cubre esa zona de la articulación. Lo que causa dolor y, en sus estados más avanzados, provoca rigidez y limita los movimientos del pulgar. Trayendo como consecuencia la incapacidad laboral y diaria de la persona.

Los ligamentos de esta zona son los que hacen posible que el pulgar pueda sostener objetos junto con los tres dedos centrales. Indudablemente al ser incapaz de realizar esta función tan fundamental las tareas del día a día serán afectadas.
ferula-para-cirugia-rizartrosis

Síntomas de la rizartrosis

La característica principal es el dolor en la base del dedo pulgar. Puede afectar solo a una mano o a ambas, siendo la mano dominante la más vulnerable.

Según sea el avance de la patología el músculo de esta zona pudiera contraerse. También se presentan otros síntomas como:

  • degeneración del hueso.
  • Alteración de los tendones y ligamentos.
  • Disminución de las funciones del dedo, como agarrar y sostener.
  • Pérdida paulatina de la fuerza.

Tratamientos de la rizartrosis

La artrosis del pulgar en su estadio 0 y 1 se puede controlar con reposo. El paciente deberá evitar usar la mano afectada por un tiempo específico. Y luego ir retomando poco a poco las tareas habituales, pero por poco tiempo. Ya que la prolongación de un mismo movimiento, posición o fuerza reactivaría el dolor.

La rizartrosis se diagnostica con pruebas de movilidad como:

  • Test de Grind o de compresión axial-torsión.
  • Test de compresión axial-aducción.
  • Test de tracción-compresión.
  • Test de Filkenstein o signo de la cafetera.

En principio puede ser tratada con infiltraciones de corticoides. Pero si el estado es muy avanzado, se procederá a realizar la cirugía. La cual puede variar entre una cirugía abierta de trapeciotomía ligamentoplastia, prótesis del pulgar, o una trapeciotomía parcial con artroscopia del pulgar.

Lesiones tendinosas y nerviosas de la mano

Las lesiones tendinosas y nerviosas de la mano pueden presentarse por diferentes factores: patológicos, edad o accidente. La artritis reumatoide y la vejez son algunas de las causas específicas de estas lesiones.

Su diagnóstico se basa en la exploración del movimiento y resistencia de los dedos implicados en la incapacitación. En el cual también se considerará una posible lesión neurovascular, que pudiera estar implicada con la tendinitis palmar.
lesiones-tendinosas-mano

Tratamiento de las lesiones tendinosas y nerviosas de la mano

Para proceder con el tratamiento quirúrgico se tendrán en cuenta diferentes factores como: el origen de la lesión y el grado de dificultad de esta, la edad de la persona, condición de los tejidos próximos, área lesionada, cantidad de tendones afectados la situación integral del caso.

Algunos de los tejidos que pudieran estar implicados en la lesión son rompimiento de los vasos sanguíneos, huesos rotos y nervios alterados.

Procedimiento quirúrgico según la lesión tendinosa de la mano

Sin importar el grado de afección del tendón, la cirugía siempre debe realizarse en el quirófano. Este procedimiento llamado tenorrafia se debe realizar, preferiblemente, al momento de la lesión. Aunque también se puede atender pasado algún tiempo, sería una cirugía diferida.

  • Lesión en los tendones extensores:

Si la intervención se realiza antes de las primeras seis horas seguidas al momento del accidente se procederá a limpiar la herida no infectada. Se lavará el área con una solución salina isotónica. No debe aplicarse antisépticos directamente en la herida.

Luego el médico especialista en cirugía reconstructiva de la mano procederá a hacer la tenorrafia. En la cual, muchas veces, es necesario usar alambre que será extraído posteriormente. Suturará la piel y colocará una férula para inmovilizar la extremidad.

El paciente deberá guardar reposo con esa inmovilización al menos por un mes. Durante ese tiempo estará tomando antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos. Al cabo de ese tiempo empezará la fisioterapia.

  • Lesión en los tendones flexores

Esta cirugía es aún más delicada. En principio se procederá tal y como en el caso anterior: se lavará la herida. Pero, a diferencia de la lesión de los tendones extensores, en esta no se suturan los tendones a no ser que el cirujano tenga suficiente experiencia en este procedimiento.

Estos son todos los tipos de cirugía de la mano, su diagnóstico y tratamiento. Si sospechas que tus manos están siendo afectadas por una de estas patologías, puedes pedir cita en nuestra clínica de cirugía plástica y estética en Albacete o Madrid.

Posted in Noticias by Redacción Dr. Miguel Fernández Calderón | Tags:

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies