Rinoplastia

TODA LA INFORMACIÓN SOBRE RINOPLASTIA EN ALBACETE Y MADRID POR EL DR MIGUEL FERNÁNDEZ CALDERÓN

3 DESEOS COMUNES

La nariz como centro facial tiene un peso fundamental en la belleza que nuestra cara transmite, debe de dar armonía al conjunto y resultar llamativa por su definición entre punta nasal y dorso nasal al igual que entre la nariz y el resto del macizo facial. La rinoplastia o rinoseptoplastia es la cirugía facial más frecuente en mi consulta porque se trata de un procedimiento muy satisfactorio y con resultados de cambio importante con mínimos riesgos.

 Cada día llegan a la consulta de Albacete y Madrid pacientes con distintos tipos de narices solicitando una mejoría estética y funcional. Aunque partimos de diferentes tipos de narices los deseos en muchas ocasiones son comunes. Conseguir un dorso nasal recto tanto visto de perfil como de frente, una punta definida y un dorso nasal y punta nasal más estrechos son los objetivos  fundamentales en la mayoría de rinoplastias en mi consulta de Albacete y Madrid.

 Conseguir un dorso nasal recto en la visión de perfil se puede conseguir eliminando la giba (haciendo la nariz más pequeña) o aumentando la proyección de la punta nasal y la región de la raíz nasal. La técnica correcta en cada caso para conseguir un dorso nasal natural solo se conocerá si se realiza un análisis detallado de los ángulos y medidas nasofaciales.
  

  
En la actualidad se está poniendo de moda la rinomedalción o bioplastia nasal. Estás técnicas realizadas por médicos estéticos persiguen rellenar las zonas de la raíz nasal y punta nasal para dar la impresión de una nariz recta en la vista de perfil. El gran inconveniente de estas técnicas es que consiguen este resultado a base de agrandar la nariz muchas veces de forma desproporcionada con lo que las narices resultan grandes y para nada más bonitas ni armónicas con el resto de la cara. 

Igualmente hay narices que dan la imagen de necesitar una reducción del dorso nasal para quedar rectas en la visión de perfil, es decir eliminar la giba simplemente, pero en no pocas ocasiones (20%) el mejor resultado se consigue combinando técnicas para reducir la giba con técnicas para aumentar la raíz nasal y dar más proyección a la punta nasal.
  

  
Aun así la mayoría de rinoplastias (70%) que realizamos son de reducción de dorso de manera íntegra y cuando el análisis preoperatorio lo recomienda, nos aporta resultados muy naturales y satisfactorios.
  

  
Una punta fina y definida es el segundo objetivo fundamental en la mayoría de nuestras rinoplastias. Tradicionalmente la técnica cerrada de rinoplastia (sin cicatrices externas) era la método más habitual para la remodelación nasal sin embargo en la actualidad la rinoplastia abierta (con una pequeña cicatriz en la columela) es el procedimiento preferido para realizarla. Esto es debido a las mejores posibilidades que ofrece la rinoplastia abierta para modificar los cartílagos que componen la punta nasal y así conseguir unos resultados naturales.

 

La tercera petición u objetivo fundamental en la mayoría de rinoplastias es el estrechamiento tanto del dorso como de la punta nasal. En ocasiones hemos leído en la prensa o visto en los platós de televisión pacientes operadas de rinoplastia que se quejan de que les rompieron la nariz en su intervención de rinoplastia. Las osteotomías es decir las fracturas controladas de la base nasal para estrechar la nariz son imprescindibles en la mayoría de intervenciones de rinoplastia de reducción. Son un procedimiento controlado y por supuesto el paciente debe ser informado previamente, ya que además de que aumenta las molestias postoperatorias de manera importante, supone la aparición de cierta equimosis facial.

 

En resumen estas son las tres peticiones básicas en la mayoría de rinoplastia y para satisfacerlas lo mejor posible se necesita un análisis del perfil de la nariz para conocer las necesidades concretas y así conseguir un dorso recto y natural en la visión de perfil, aplicar la técnica de rinoplastia abierta para modificar los cartílagos de la punta de una manera predecible y con resultados naturales; y en la mayoría de ocasiones hay que hacer osteotomías para conseguir esa nariz más estrecha que pretendemos.

 

Dr Miguel Fernández Calderón

¿ME CAMBIARÁ LA CARA TRAS LA CIRUGÍA DE RINOPLASTIA?

La rinoplastia cuando está bien indicada es una de los procedimientos más agradecidos en cirugía estética facial pero muchos pacientes siguen teniendo dudas acerca de los resultados que se pueden esperar y  una de las principales preocupaciones de los pacientes que están pensando en realizarse una cirugía de rinoplastia es si le cambiará la cara…

 

El paciente busca un resultado que le mejore la nariz de una manera natural y muchas veces estan preocupados por si el cambio va a ser demasiado importante, si se les va a reconocer y si van a estar agusto con ese nuevo aspecto.

 

Para responder estas cuestiones hay que entender la nariz como centro de la cara y además conocer los aspectos básicos de estética facial en cuanto a proporciones.
  

  
En la imagen anterior queda representada las proporciones ideales de estética facial en el plano longitudinal y horizontal. Se puede apreciar como la altura de la nariz marcaría la altura del tercio facial medio al dividir la cara en tercios. Para que una cara tenga un aspecto armónico y proporcionado la altura de la nariz debe medir aproximadamente un tercio de la longitud facial. Más importante todavia es que la base es decir la anchura de la nariz marca el quinto central de  la cara si se divide su anchura en 5 partes y este debe medir un quinto de la anchura total de la cara.

 

De la importancia nasal en las proporciones faciales se deduce que efectivamente si que se puede notar un cambio en la cara de manera global tras una rinoplastia, pero este cambio tiene que estar controlado y ser siempre positivo, de hecho sabemos que una nariz más fina es uno de los deseos principales en los pacientes que se someten a una rinoplastia y entendiendo las proporciones faciales sabemos porque es así.

Cuando realizamos una rinoplastia podemos cambiar en cierta medida la altura nasal pero desde luego una maniobra fundamental en la mayoría de rinoplastias es estrechar la nariz, sabiendo pues que la anchura de la nariz en su base debe ser similar o algo inferior a la anchura de los ojos calculamos la necesidad de realizar osteotomias laterales y también de modificar el tamaño de los orificios nasales y alas nasales.

 

Hoy día cuando los pacientes me preguntan en la consulta les tengo que decir que se verán algo diferentes pero desde luego mejor. Los ojos no cambian, la boca tampoco pero el peso de la nariz en la cara es muy importante y la rinoplastia nos puede aportar elementos para mejorar su tamaño en cuanto a las proporciones faciales.

 

Dr Miguel Fernández Calderón