¿Cómo prepararse para una cirugía?

08/02/2018
Cómo prepararse para una cirugía
¿Cómo prepararse para una cirugía?
Valora este post

Prepararse para una cirugía es un proceso que requiere mucha información. Así podrás evitar un episodio de estrés. Como clínica de cirugía estética Albacete hemos preparado este post, especialmente para ti, para explicarte qué puede pasar antes y después. Esto con el fin que sientas menos preocupación y tengas mayor control de la situación.

Aspectos básicos a saber antes de la cirugía

Desde el momento que su médico determina que necesitas una cirugía, bien sea estética o de salud, tienes que conocer los siguientes detalles:

  • Equipo profesional: su médico le debe explicar quién va a realizar la operación. Cuál doctor estará de ayudante y el resto de profesionales que estarán ahí para asistirles (enfermeras, anestesiólogos, entre otros).
  • Tipo de cirugía: existen operaciones ambulatorias (que también son conocidas como cirugía de alta del mismo día) que no se realiza en clínicas ni hospitales. Hay cirugías estéticas que pueden ser de este tipo. El paciente llega -después de pedir una cita-, se le practica la operación y después de varias horas, se devuelve a casa. También están las cirugías de pacientes internos, en el que el paciente permanece unos días o más tiempo, después de la cirugía.
  • Dirección de la cirugía: en ocasiones, cuando la cirugía es ambulatoria, se suelen practicar en centros clínicos privados pequeños. En estos casos, los médicos deben dar explicaciones claras de dónde será y cuánto tiempo de antelación tienes que estar ahí.
  • Preparación previa: con seguridad, tendrás que hacerte ciertos análisis y exámenes. Algunos de estos análisis, requieren de ayuna, no ingerir ciertos alimentos, hacer ciertas citas y gestiones.

Consultas al médico

Le puede pedir ciertos consejos a su médico y ser transparente con este. Por ejemplo, debe indicarle –en en caso que lo sea- si fuma o no. Como recomendación, evite el cigarrillo unas dos semanas antes de la operación. Dejar de fumar antes de una cirugía le permitirá disminuir el riesgo que se expone ante la anestesia, la herida sana más rápido. Además, reduce el riesgo de contraer pulmonía o alguna infección en los pulmones.

Si usas algún medicamento, también debes consultarlo para saber si puedes seguir usándolo o, de igual forma, a ver si es compatible con los medicamentos pre o post operatorios.

operación 2

Cómo prepararse para una cirugía

Esta guía te ayudará en tu preparación para la cirugía.

Hábitos saludables

Todos los procedimientos que realices en tu día a día, tienen que ser consultados o dados a conocer con su médico. Por ejemplo, es muy recomendable hacer ejercicios, para tener un buen estado cardiovascular. Pero no es bueno hacer intensos entrenamientos justo antes de una intervención quirúrgica.

Una persona debe tener hábitos alimenticios sanos, organizar sus horarios de comida y respetarlos. No significa que pasarás hambre, porque el solo hecho de saber que vas a someterte a una operación, el cuerpo se estresa un poco. Tampoco es que comerás todo lo que tengas a tu alcance, “para calmar la ansiedad”.

En el caso que tu médico te indique que debes bajar de peso (para realizar cualquier procedimiento) este debe ser gradual. Cuando se somete al cuerpo a régimenes dietéticos estrictos, lo que puede generar es un desgaste. Este podría ser perjudicial si tiene que enfrentar una cirugía de cualquier índole.

Hay una serie de medicamentos que deben ser suspendidos, a menos que sean prescritos por su doctor. Entre estos están:

  • Aspirina, ASA, Alka Seltzer y cualquier otro que contenga ácido acetilsalicílico. Por lo menos dos semanas antes, debes suspender Ginkgo Bilova, Omega 3-6-9, Ging Seng, té verde, café, vitaminas A, suplementos de la marca Herbalife, entre otros.
  • Ibuprofeno, Diclofenac, Antigripales y Antiinflamatorios, deben ser suspendidos, por lo menos tres días antes de la cirugía.

Son muchos los detalles que se tienen que cuidar. Por ejemplo, si te van a practicar un bypass gástrico tu vida cambia de manera radical. Te tienes que preparar física y psicológicamente. Además, tienes que tener una serie de cuidados postoperatorios que no puedes perder en ningún momento.

La ansiedad, el miedo y la incertidumbre deben ser minimizada al máximo. Para que todo pueda fluir con la mayor calma posible.

Prepararse mentalmente para una intervención quirúrgica

Es normal que previo a la cirugía se experimente reacciones psicológicas y emocionales. La mente comienza a “prepararse” para ese momento en el que te pones en manos de tu cirujano plástico.

Existen estudios que afirman que se tiene que controlar el cuerpo, lo máximo posible, debido a que la ansiedad preoperatoria tiene sus efectos en la recuperación de la cirugía. Los mismos experimentos arrojaron que controlar esa ansiedad, minimizará eventos adversos durante el proceso preoperatorio (aplicación de anestesia) y la cirugía.

Por lo anterior, es de suma importancia que el doctor explique los procesos los más claros posible a los pacientes. Para así minimizar o erradicar esas cuotas de ansiedad. Por ejemplo el postoperatorio de un Lifting de muslos, lleva unos 15 días, esto debe ser tomado en cuenta por el paciente.

Muchos pacientes tienen la sensación que no podrán controlarse durante la operación si esta es ambulatoria. Lo anterior trae como efecto: sudoración en las manos, tensión muscular, malestar en el estómago, algunos llegan hasta a experimentar periodos de taquicardia.

Sea cual sea la cirugía, por motivos de salud o estética. Aunque el paciente esté claro que será para mejorar algún aspecto físico o eliminar alguna enfermedad, el subconsciente experimenta un proceso de amenaza a la integridad física.

Temores a la intervención

Otro de los aspectos que influyen en estas sensaciones, son los temores alrededor del área que será intervenida. Muchas personas creen que perderán la sensibilidad en ese lugar, alterar sus capacidades o la funcionalidad.

De igual forma, si la cirugía es alrededor del área genital, quizá se incrementen los niveles de estrés. Perder la funcionalidad del órgano, la sensibilidad y hasta la pérdida de intimidad, son algunos de los temores del paciente a ser intervenido.

Todas estas variantes deben ser manejadas tanto por el doctor, como por el paciente. Se tienen que tomar las medidas respectivas, para poder llegar lo más relajado posible a la intervención. Existen muchos métodos que pueden ser aplicados con éxito.

Técnicas de relajación previas a la cirugía

Unas de las tendencias que existen para prepararse para una cirugía es la relajación. Tan sencillo como estar tranquilos en casa, los días previos y esperar el día que tenga que ingresar a quirófano.

Se pueden seguir técnicas de relajación más complejas como el “mindfullness” que consiste en establecer una conexión cuerpo y mente, para enfrentar el evento venidero. Con esta práctica se puede llegar a programar el cerebro y crear la conciencia, para diferenciar el dolor del sufrimiento.

Es decir, desarrollar la capacidad de entender que se está pasando por un proceso molesto, pero para mejorar la condición física que se tenga o quizá para verse mejor que antes. Con la creación de este nivel de consciencia, la recuperación se hace más rápida y mucho menos traumática.

Otra de las recomendaciones es despejar la mente con la práctica de ejercicios moderados al aire libre como caminar o trotar, ir a la playa, etc. De igual forma puedes practicar yoga. En general, todo aquello que le permita tener un mayor control de la mente sobre el cuerpo.

Existen estudios psicoterapéuticos que revelan que todas estas prácticas mejoran las condiciones y las respuestas físicas, antes, durante y después de la intervención quirúrgica.

Preparativos momentos previos a la operación

Una vez que hayas probado todas las técnicas de relajación, su médico le habrá recetado ciertos medicamentos. Por ejemplo, quizá tengas que tomar laxantes, además de un mínimo consumo de comida. No puedes ingerir alcohol (esto es perjudicial para el organismo y el efecto de la anestesia).

De 6 a 12 horas, antes de la cirugía ya no debería consumir ningún alimento. En el caso que haya ingerido algo en ese período, se lo tiene que indicar a las enfermeras o a su mismo médico, para que pueda tomar cartas en el asunto. El galeno también le indicará cuáles son los medicamentos que debe tomar el mismo día de la cirugía, acompañado por agua.

Precisamente el día de la cirugía debes llegar justo a la hora que le indique su doctor. Porque necesitarás cumplir un proceso previo, antes de ingresar a quirófano. Antes de salir de casa, debe tomar un buen baño, las chicas deben quitarse las uñas acrílicas, esmaltes, etc. Es preferible que no lleves accesorios ni joyas.

  • Tiene que tener claro su historial médico, porque deberás responder todas esas preguntas. Alergias a medicamentos, operaciones previas, alergias a látex, etc. Si tiene una lista, mejor.
  • Ya justo antes de comenzar la operación e ingresar a quirófano, ye pedirán que debes quitarte los siguiente: dentadura y/o puentes, aparatos auditivos, lentes de contacto o anteojos, pelucas y joyas.
  • Tendrás que desvestirte y usar una bata médica y un gorro. Te administrarán un medicamento que tiene como finalidad, evitar la trombosis venosa profunda, un riesgo que se corre en todas las operaciones.
  • Luego de lo anterior, ingresarás a quirófano, te colocará un suero, luego la anestesia. El anestesiólogo será el que indique cuándo empezar la operación.

Prepararse para una cirugía es un proceso delicado y quizá complejo. Se tienen que cuidar todos los detalles, para minimizar errores. Comparte este post con tus amigos en tus redes sociales para que sigan estos consejos.

Posted in Noticias by Redacción Dr. Miguel Fernández Calderón | Tags:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor informaciónplugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies